martes, 31 de enero de 2006

Sin Control

Esta mañana me hice una pregunta:
¿Cuál es mi lugar?

Y como la respuesta es Jesucristo, me propuse a entender qué quería decir en este caso.

Luego de rato de conversar (y recibir palos) con mi madre, salió la respuesta:

Jesucristo tiene el control.

Antes de entrar a la Universidad, tenía una fe más fuerte, que soportaba las adversidades y se dejaba llevar por la voluntad del Señor.

Pero entré y...

Tuve un primer año muy difícil, en el cual tuve muy cerca de fracasar ya que no estaba acostumbrado a tal ritmo.

Me enseñaron a pensar lógica y racionalmente, a explicarme científicamente las cosas.

Y mi fe decayó por no entender.

Fue como si los pies de mi fe se hubiesen desecho, y todo se derrumbó.
Casi sucumbí.
Pero Él me sostuvo.

Ahora, he tenido que reconstruir todo desde entonces, desde el 2003.

Y me sentía orgulloso de haber pasado tal difícil año.
Me esforcé mucho.

Progresivamente, sentía que podía controlar las cosas.
Así, hice y no hice muchas cosas por tener el control.

O sea, creía tenerlo.

Porque, de todos modos, Dios me ayudó a pasar ese año.

Que iluso fui.
Fútil ilusión.

NUNCA TUVE EL CONTROL.

Por eso he sufrido.
Me decepcioné enormemente al ver que NO tengo el control.

--------------

Ahora, estoy más tranquilo.
No necesito tener lugar, más que a Su lado.

Y haré lo que me ha hecho más feliz:
Servir a aquéllos que me ponga frente.
En lo que me necesiten.

Me he gozado enormemente haciendo esto.
Y esto haré.

Yo no tengo el control.
Cristo lo tiene.

3 comentarios:

FREDDY dijo...

Jorge, veo a tu página y leo la experiencia un caminar...y vaya q han havido montañas, selva y sobretodo desierto en este sendero... también me permito observar más allá y logro disernir a un guerrero q a luchado garbozamente contra demonios y bestias llamadas en esta vida, rencor, engaño, pariente d la mentira, y envidia.....y entonces me permití aún más mirar en los ojos bajo tu armadura y me aventuraría a decir q es hora q te quites ese traje y dejes la espada a u lado sólo por un moento...es q el filo de Dios no está en la espada...está en tu corazón...no está tp sólo en tu mente, está sobretodo en tu alma....ojala mi buen guerrero de la paz t quitaras esa armadura de análisis y te dieras la oprtunidaad d experimientar eso q realmente es... más allá de bueno y/o lo malo con sus matices....el desenvainar el análisis siempre nos lleva d cierto modo a enclaustrarnos ante ciertas cosas q podrían estar pasandonos....Soy un creyente de q con escudos no se avanza todo el tiempo..son necesarios, y por lo tanto útiles, pero no todas las comidas necesitan sal... o lahiperTENSIÓN se apodera del organismo...como en ester esultado de un enclaustramiento se genran stress, orgullo concentrado; del cual a la vez sale el rencor y así este siembra sus semillas para seguir teneindo este verdadero "pathway metabólico" dentro d tu ser (o d quién pudiese); déja ir esa armadura y ¡no la pulas! púlete tú...date tiempo, cariño, atención...y sobretodo participa plenamente conectado d lo q agas...pon mucha atención...
al leer esto, tómate un tiempo y luego respóndeme, si quieres

JamesRock dijo...

Mmmm...
Me sorprende ver que de cierta forma has comenzado a comprender cómo funciona mi mundo interno.

Más que analizar, sentir...
Más que pensar, vivir...

Me han dicho eso ya algunas veces.

Pero es complicado quitarse la armadura, sabiendo que fuera hay tantas amenazas.

Aún así, Dios me cuida.

Pensaré, y sentiré esto.

No tantas preguntas.
No tantas vueltas en mi interior, y más intimidad con Dios.

Voy a meditar esto en oración.

Gracias Freddy.

Jaime.

Freddy dijo...

Hola JAIME, sabes, gracias por escucharme o leer lo q t digo, tal vez fué muy "·$"·%$&&$57 de mi parte llamarte Jorge..claro q..y si esa armadura me hizo ver a un tal Jorge en vez d a tí? y si tal vez fue eso lo que pasó? tal vez... nadie está libre de equivocarse.... También puedes considerar q el quitarte la armadura no t hace quedar a merced de las amenazas externas (y además tb las hay internas q provienen d nuestra zona d comodidad y limitaciones q nos ponemos)... tienes fe en Dios, él estará siempre ahí...tal vez sea tu prueba el quitartela y dejar a él actuar como armadura, q a fin d cuentas es la única más fuerte y flexible q el diamante, el mitril , la alamantita, alamantium y todo lo q se paresca...Cuídate
hasta pronto!!