domingo, 29 de enero de 2006

La Respuesta

Este tiempo ha estado lleno de preguntas.
He estado buscando mi identidad, mi lugar, mi rol y mi sentido.
Y los encontré. Sin querer buscaba un rostro.

Leyendo "Mientras no tengamos rostro" de C.S Lewis, sucedió.



Buscando una posición,
encontré la incertidumbre.

Buscando una investidura,
encontré cilicio.

Buscando honor,
encontré humillación.
El quiebre de mi orgullo
y vanagloria.

Buscando una carga (o),
encontré una cruz.

Buscando un camino,
encontré uno estrecho,
que va al Gólgota,
donde va a morir a mi propio yo.

Mi corona, el liderazgo,
cambiada por espinas.

Mi baluarte, el conocimiento,
ha sido revelado como mi falso soporte.

Como un pámpano, recién podado,
he entregado todas mis hojas.

Como rama luego del otoño
ha quedado mi yo.
El que tanto quise cuidar.
Con el cual pensé que podía hacerlo todo.
Y el mismo que me traicionó
Porque, al mostrarlo sin tapujos,
espantó a muchos.
Y cortó mis alas.

Pero, de todo esto,
sobrevivió la madre de mis preguntas.
Una pregunta que no puede expresarse con palabras.

Un por qué, un para qué o un qué se quedan cortos.
Y la respuesta es
JESUCRISTO.
¿Por qué he sufrido?
¿Para qué he sufrido?

¿Por qué he esperado?
¿Qué he esperado?

¿Qué me faltó?
¿Qué me falta?

Lo que es mi sentido,
mi camino,
mi corona
y mi baluarte.

Mi lugar,
mi consuelo,
mi identidad,
mi modelo.

Mi restitución.
Y mi regalo.

Mejor que todo lo que perseguí
e intenté ser.
Gracias, de lo profundo de lo que queda de mí.

Este es mi nuevo amanecer,
a pesar de no comprender
el significado de esta respuesta
en cada caso particular.

3 comentarios:

ataraxia dijo...

Ese libro es demasiado bueno, alguien me lo prestó hace un par de años y realmente me marcó. Me alegra leerte mas animoso y decidido a dejar tus cargas en Cristo.-
No tengo mucho que decir sobre el tema, tu sabes por que, pero aprecio tus palabras de fortaleza y preocupación.
Un abrazo.-

Claudia

Anónimo dijo...

Bueno Jaime, me sorprende como El Señor te ha transformado y que este es el comienzo de un camino que dura toda la vida, no es fácil ahora, no lo fué antes... pero reconocer esta dependencia no te hará caer y aun cuando bajo la Voluntad de Dios tengas que caer, caerás en los brazos Eternos de este maravilloso Dios.
Cariños Grace

JamesRock dijo...

Tendré que confiar más ahora, pero estaré mejor con Él.
Gracias ;)