lunes, 10 de abril de 2006

Reconciliación y Duelo

Por fin hablé con ella.

El año pasado, me había enfurecido porque no se había dignado a contestar mis mails para aclarar mis dudas.

Pero sucedió que nunca revisó el mail, porque no los volvió a utilizar.

Me enojé contra algo que nunca sucedió.

Le guardé bronca por meses, y no fui capaz de acercarme a ella y aclarar las cosas frente a frente.

Pero ayer hablamos.

Ella no me quiere, y yo tampoco.

Pero Dios disipó la angustia profunda que me dolía, y que me hacía evitarla, y por la cual asimismo llegué a GBU.

Al parecer, ella anda en otros planes.

Pero ahora, con la seguridad que tengo de que no pasa nada más, y vamos por caminos distintos, por fin, puedo tener mi duelo.

El duelo digno de una relación no correspondida,
pero sin la angustia de una duda prolongada.

Ahora sí podré rehacer mi vida,
y comenzar una nueva etapa.

Gracias Señor por tu misericordia, y por el apoyo que me has dado en todos los años de mi agonía, que se acaban ahora.

4 comentarios:

Guille Alcántara dijo...

De a poco se arregla la vida no? no podemos pedirle a Dios que desenrede el nudo de atados que hemos estado armando la mayor parte de la vida en un segundo!

Weno compadre, me alegro que Dios lo siga dejando como nuevo para servirle sin ataduras.

Muchos saludos y nos tamos viendo, DTB!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Impossible Prince dijo...

igual encuentro que hay una tremenda contradicción en tus palabras, estimado Jaime.

Por un lado dices que ya no la quieres y por otro te aprontas a hacer un duelo.

Hacia adelante amigo, hacia allá hay que caminar.

JamesRock dijo...

Bueno, puede ser.

Pero el Duelo es ahora, y por otra persona.

Lo otro es cerrar etapas, tienes razón.

¿Nos vemos el jueves al almuerzo y pal cd?

ataraxia dijo...

=) me anima ver como Dios obra en cada uno de nosotros en su debido tiempo.
También estoy en otra etapa de mi vida, gozando del amor...sintiendome enamorada..
uffff....amigo, que ganas de tenerte cerca y poder hablarte asi cara a cara y animarnos mutuamente, confio en que el Señor hará segun su voluntad.
Lo estimo mucho!
se me cuida