viernes, 21 de abril de 2006

Los Osos


Fuertes como toros de Basán. Permanecen siempre niños y pueden demostrarlo por su temeridad e inconciencia ante el rico panal de miel. No entienden por qué son merecidamente picados. Pelean fieramente por la posesión de cosas banales.

1ª Corintios 3:1-3

1Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros,* apenas niños en Cristo.

2Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni pueden todavía,

3pues aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se estarán comportando según criterios meramente humanos?


2 comentarios:

MARIA LUISA dijo...

HOla hermano mio, sabes no entendí tu pregunta "¿que pasó?" con respecto a qué?.
sabes, te leo y me pregunto ¿que estará tratando de decirnos a los lectores?, acaso has visto mucha inmadurez espiritual entre los cristianos?, bueno, yo creo que mas que inmadurez hay pocos a los que realmente les interese buscar del reino, de las cosas que tienen sentido, lo cual implica renuncia a lo vano. Lo veo y lo he vivido en carne propia, pero ahora entiendo, creo que estoy entendiendo, el verdadero significado de MORIR.
bendiciones hermano.

JamesRock dijo...

Estoy publicando una serie de descripciones que salieron en una de las revistas Pensamiento Cristiano. Eso no lo escribí yo. Sale en el post El Arca de Noé.

Al que le llega su animal diario, le llega no más.

Y ¿Qué pasó? es por lo que escribiste, y porque no has escrito más.

Eso.