domingo, 16 de abril de 2006

Los Bueyes


Temibles por su robustez. Humildes y fieles en las tareas domésticas. Soportan, de dos en dos, el yugo "fácil". A su estoicismo o resignación se les debe el fruto de la gran cosecha.

Mateo 11:29-30

29Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.

30Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana."

1 Corintios 9:9-10

9Porque en la ley de Moisés está escrito: "No le pongas bozal al buey cuando trilla."* ¿Acaso se preocupa Dios por los bueyes,

10o lo dice más bien por nosotros? Por supuesto que lo dice por nosotros, porque cuando el labrador ara y el segador trilla, deben hacerlo con la esperanza de participar de la cosecha.

1 comentario:

Paulina. dijo...

mmm.. no entendí mucho.. ando media tonta.

Un abrazo