miércoles, 16 de noviembre de 2005

Decepción fraternal

Me siento con dolor hoy-
por darme cuenta
que los amigos que tanto quise tener
no fueron tan amigos míos como yo creí.

Creí formar lazos firmes
en la cual íbamos a ser capaces
de abrirnos los unos con los otros
pero cual fue mi sorpresa
al ver que no se abrieron
como me abrí yo.

Pensar que por todos ellos
dejé muchas personas de lado
familia, barrio, iglesia,
que manifiestan mi distanciamiento
y me hechan de menos.

Y yo aquí,
frustrado por no haber conseguido lo que soñé
una comunidad donde fuera apreciado.

Tal vez soy exagerado
tal vez con esto heriré a algunos
o muchos...

pero esto es lo que siento
dolor
dolor porque aquéllos a los cuales abrí mi vida
no me correspondieron
sino que se ocultaron
en un velo de silencio.

Tal vez les parecí peligroso
ni digno de confianza.

Aunque también tengo que ver
porque el trajín diario también me absorbió.
Tal vez tenían expectativas de mí
que no fui capaz de cumplir.
Pero no quiero seguir justificándome...
no tiene caso...

Y aquéllos que sentía más lejos...
Resultaron estar más cerca...
Y yo no me daba cuenta--
porque les daba la espalda--
mirando y esperando
donde tal vez
no debí esperar tanto.




6 comentarios:

Cristián dijo...

que fue lo que paso jaime?
Bendiciones

JamesRock dijo...

No es sólo un suceso...
Es un análisis de lo que ha sucedido en 4 años.

Pero no quiero publicar aquí detalles.
Prefiero conversar en persona con quien se interese.

Así que, cuando nos encontremos, conversaremos.

Nos vemos entonces.
Gracias por tu preocupación.

destacado dijo...

En el encuentro en Dominicana que asistí recientemente estudiamos este trozo de un libro de Henry Nouwen. Te lo dedico con mucho cariño.

"Qué es el perdón? El perdón dice: "Yo se que tú me amas, pero no tienes que amarme incondicionalmente, porque ningún ser humano puede hacerlo". Todos tenemos heridas. Todos estamos sometidos a tanto dolor. Es precisamente este sentimiento de soledad que asecha detrás de todos nuestros éxitos, ese sentimiento de inutilidad que se esconde debajo de toda alabanza, esa sensación de sin sentido aún cuando otros creen que eres fantástico - eso es lo que nos hace aferrarnos de la gente y esperar de ellos un afecto y un amor que no pueden dar.
Si queremos que otra gente nos de algo que sólo Dios puede dar, nos convertimos en demonios. Decimos "ámame!· y antes de que lo sepamos nos volvemos violentos y manipuladores. Es tan importante que nos perdonemos unos a otros. No de vez en cuando, sino a cada momento de la vida. Cada día, antes de desayunar, ya hemos tenido por lo menos 3 oportunidades de perdonar. Nuestra mente está maquinando: Qué pensarán de mí? Qué hará el o ella? Cómo me utilizarán?
Perdonar a otros por darte sólo un poco de amor es una disciplina dificil. Mantenernos pidiendo perdón porque podemos dar sólo un poco de amor - esa también es una disciplina dificil. Duele decirle a los hijos, a la esposa o esposo, a los amigos, que no les puedes dar todo lo que te gustaria darles. Aún así, allí es donde nace y se crea la comunidad, cuando nos reunimos en forma perdonadora y sin demandas."

El texto completo es fascinante y enriquecedor. Me aseguraré de que puedas leerlo, si lo deseas.
Si te identifica , como lo hace conmigo, es que si nos parecemos más de lo que crees.

Un abrazo.

Natalia Durán dijo...

"Trainquilei Compadrito!"...
Todo va a pasar...
Animo y Fuerzas....
Tu sabes!

JamesRock dijo...

Como tu misma bien lo hubieras dicho:
FUE HORRIBLE.

Pero llegará el día en que podré decir:
JA!

Guille Alcántara dijo...

Así q de pasas por un mal momento eh?

QUE BUENO!!!!!!

nop, no soy sadico ni algo similar, solo veo el lado positivo de las cosas, y es que sin esto que te está sucediendo no adquirirás fortaleza en el área de las relaciones humanas, ni crecimiento cristiano. En otras palabras, si pediste crecer aqui está tu respuesta.

Y lo curioso es que tú lo sabes!

DTB!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!