sábado, 3 de enero de 2015

¿Cómo madurar realmente en la fe?

[2Pe 1:3-11] NVI* %v 3% Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda.%v 4% Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza divina.[b] %v

5% Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; %v 6% al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; %v 7% a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. %v 8% Porque estas cualidades, si abundan en ustedes, les harán crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que sean inútiles e improductivos. %v 9% En cambio, el que no las tiene es tan corto de vista que ya ni ve, y se olvida de que ha sido limpiado de sus antiguos pecados. %v 10% Por lo tanto, hermanos, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió. Si hacen estas cosas, no caerán jamás, %v 11% y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.





Alimento para el Alma 2015

No hay comentarios.: