martes, 24 de febrero de 2009

Por Poco y Nos Quemamos Todos en Río Quino

Ya han habido varias historias de lo mismo... y después de estos días, escribiré la mía.

Todo esto sucedió en el Campamento Nacional del GBUCh, Río Quino, 2009.

La cabaña, antes del incendio


Estaba en la cabaña de las niñas a eso de las 16:10, con la Abi y la Mariela, cuando llega Carmen (quien me pilla tirado en el sillón, esperando que llegase más gente al taller de ¿Qué es un Colaborador?) y nos dice "Pónganse a orar, que hay un incendio". Ahí nos pusimos a orar, muy tranquilamente...

Y de ahí, se me ocurre salir. El ambiente tenía un extraño color naranjo, y hacía más calor de lo habitual. Y gentes corrían de aquí para allá. Dijeron: ¡pónganse zapatillas, y vayan a ayudar a cortar el fuego! Y cuando entré al segundo piso, donde dormíamos, pensé... "porla, pq no guardé las cosas... que desordenado soy... rayos." Y cuando salí, ví que el fuego ya estaba detrás de la cabaña de las niñas, y había que agarrar lo que se pudiera y arrancar. A mi fortuna, tenía mi mochila con todos mis apuntes y cosas más preciadas, y las tomé... por lo menos a mí eso me tranquilizó...

Sí, sí sé. Qué materialista. Todos lo fuimos en ese momento... (o tal vez Gustavo no...).

Bajé con el otro bolso medio abierto, y cuando iba por la ladera (donde muchos GBUístas y balones de gas rodaron) se me cayó la carpeta con los materiales del taller... y recogí las cosas... Me dí cuenta de lo que valoraba las cosas que tenían que ver con el conocimiento...

Pero la verdad es que en esos momentos le preguntaba a Dios pq pasaba todo aquéllo, y corría con los otros. Ahora pienso en que podría haber ayudado más... y más individualista me sentí.

Cruzamos la orilla del río. Ví al Corbata (que a estas alturas está inválido, pudiendo mover sólo las extremidades superiores) siendo ayudado por algunos GBUístas caritativos, y seguimos al río, al lugar comúnmente llamado "Jacuzzi"...

Acá nos sumergimos... esta foto fue tomada después del incendio y, como se puede apreciar, no se quemó


Y ahí me sorprendí al ver a James Gatica como todo un pete-pete diciéndole a los demás que clamaran a Dios. Luego, al preguntarle, me djio... "mi boca hablaba sola". Creo que le creo.

No sabíamos bien qué hacer... algunos cantaban, otros clamaban... de un rato a otro comenzamos a bromear de puro nerviosos, y Maykol nos retó por no estar clamando... A esas alturas ya estábamos metidos en el río, mientras que me preocupaba por Cristian Sanhueza y Ernesto Pfeiffer de mi comisión que no estaban con nosotros...... :S

Y me dió frío y me salí del agua... y comencé a sentirme como... encerrado... quería irme de allí... porque el fuego se acercaba, el humo se hacía más denso, y estábamos atrapados... y habían árboles grandes que, quemándose, podían caer sobre nosotros... intenté ir a ver si había una vía de escape posible, pero la Mayo me gritó... "Jaimeee!!", y no pude ir a ver.

Pero, gracias a Dios llegaron los bomberos y nos sacaron de allí. A partir de ese momento me tranquilicé... Y salimos a la carretera, atravezando una nube de humo...

Y los chicos aún no aparecían...


Pastizales quemados

Y ahí Carmen fue a ver qué había pasado con el campamento... yo lo daba por perdido, pues vi el fuego encima de la cabaña... lamento no haber sacado fotos, pero no era el mejor momento...


En la carretera... llamando a los seres queridos

Y llaman que... el campamento estaba bien!! No lo podía creer-lo!!
Además, los chicos estaban bien.

Y nos enteramos del origen del fuego:

Un camión de Pepsi tuvo un accidente en la carretera, en el cual, se le salió una rueda, generando una chispa que encendió los pastizales de pasto de trigo recién trillado, a unos 800 m del campamento. El rápido viento que había trajo en 10 minutos el fuego al recinto.

Así quedó la cabaña luego del incendio


Volvimos... dimos gracias a Dios por su infinita misericordia hacia nosotros...

El fuego llegó a 1 m de la cabaña, pero no la quemó.
Sólo tiene un pilar medio chamuscado, pero nada más


Un avión tirando agua desde el aire


Luego llegaron diversos megasaurios (Jorge Sobarzo, Pablo Gutiérrez padre, Norma Mella) el pastor Eduardo Jakob, y la mamá de Claudio Barguena, que nos ayudarnos con víveres, agua, frutas, etc...

Apagando raíces carbonizadas

Y comimos a la luz de las velas pq se habían quemado los aparatos que daban la luz y no teníamos ni luz ni agua por eso...

Y a la noche, recordábamos todo...



Después de la tormenta... viene la calma... ¿o no?

Luego, hicimos turnos nocturnos para ver si no había fuego... y fuimos con Gustavo y Marco a apagar unos cráteres que tenían raíces prendidas... lo más persistente... que incluso luego de la lluvia, alguno que otro seguía encendido...


Apagando cráteres

Y al otro día, seguíamos persiguiendo cráteres... era como estar el la guerra.


Apagando un tronco que aún estaba encendido...
En la foto, Ernesto Pfeiffer, Marco Cavalieri y Ricardo Borges, del ABUB, GBU de Brasil.



Así quedó el camino que lleva al campamento...

Si me preguntan qué me quedó de esto... pucha, no sé... no se me ocurre mucho más de lo que ya han dicho.

Que Dios nos protegió, y usó ese fuego para sellar lo que habíamos aprendido en ese campamento... Gracias Papá... gracias Jesús... gracias Espíritu Santo... por guardarnos del fuego consumidor...

Y si me remonto atrás... ese lugar no es cualquier cosa para mí...
Es el Santuario del GBUCh, donde muchas cosas comienzan o terminan, y donde Dios purifica los corazones y las motivaciones de sus hijos...

Ví el ejemplo de una mujer que dejó botada esposo e hija para preocuparse de nosotros... que le importó más nuestra integridad que cualquier objeto... y que sacó lo mejor de ella misma en esos momentos... cual David, a quien habíamos estudiado días antes.

Carmen Castillo... muchas gracias.

Y ahora, mientras intento recolectar los recuerdos de aquella experiencia, veo que no los puedo ordenar tan bien como quisiera... pero tal vez lo mejor es dejarlos así.



Foto Oficial del Campamento de Estudiantes GBUCh Río Quino 2009

Isaías 43:1-4, NVI

1 Pero ahora, así dice el Señor,
el que te creó, Jacob,
el que te formó, Israel:
«No temas, que yo te he redimido;
te he llamado por tu *nombre; tú eres mío.
2 Cuando cruces las aguas,
yo estaré contigo;
cuando cruces los ríos,
no te cubrirán sus aguas;
cuando camines por el fuego,
no te quemarás ni te abrasarán las llamas.
3 Yo soy el Señor, tu Dios,
el *Santo de Israel, tu salvador;
yo he entregado a Egipto como precio por tu rescate,
a *Cus y a Seba en tu lugar.
4 A cambio de ti entregaré *hombres;
¡a cambio de tu *vida entregaré pueblos!
Porque te amo y eres ante mis ojos
precioso y digno de honra.




6 comentarios:

Deivid dijo...

Amigo!
Creo que tu versión resume todo lo que pasó ese día. Gran momento! Grcias por todo lo que compartí contifo en el campamento... creo que fue diferente para ti y tb para mí... no solo por el incendio. Sigue adelante James!

David

JamesRock dijo...

Gracias amigo
:)

hapuc dijo...

querido hermano, no sbaes qye emocionada estuve leyendo tú historia....

Que grande es Dios y espero que Dios restaure el ecosistema

que tremenda experiencia para los asistentes... Dios es fiel

JamesRock dijo...

Sí... en realidad nos marcó a todos.

Con respecto al ecosistema, yo creo que Dios renovará eso.

Saludos!!

Welysima dijo...

Ohhh Dios sabe, yo iba hasta ultimo momento

Guille dijo...

Wenas!!!!

I'm back to the blogger's way!!!!

DTB!!!!!!!!!!!!!!!