martes, 12 de diciembre de 2006

Volviendo al Trono de la Gracia

Hace tiempo no escribía este tipo de cosas acá... Año complicado.

Los problemas me separaron del Señor, y me llamó de vuelta.

Hay decisiones que no estoy segur
o de haber o no tomado bien.

Me he desgastado emocionalmente, y me he afanado inútilmente.


Y con un sueño al cual veo pocas esperanzas de cumplir...


Reviso otros blogs, y me encuentro con David.


Mis circunstancias son irrisorias ante su drama.


Y él manifiesta fe y esperanza.

Y yo... reviviendo los dolores de un año especial ante el desafío de plasmar mis vivencias en papel.


Ante todas estas cosas, mi Padre me ha llamado a Su trono.


Y mientras busco restaurar lo que se perdió en medio de la tormenta, recuerdo que


pero él me dijo: "Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad." Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.

Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

2 Corintios 12:9-10

Que difícil es gozarse!!

Pero lo que me hace gozarme es el hecho que frente a todo, Él tuvo la misericordia de llamarme de nuevo, y traerme de vuelta al rebaño como el pastor recoge al cordero en sus brazos.


Al fin de todo, vuelvo al punto inicial.

A aq
uella palabra que tanto detesté en algún momento, pero que por fin tengo que enfrentar y asumir.


"Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa?

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?

¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?*

"¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan;

sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos.

Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe?

Así que no se preocupen diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos vestiremos?'

Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.

Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

Mateo 6:25-40

Espero en Ti poder tener paz, y la fe para poder creer estas palabras y seguir en pie.


1 comentario:

Deivid dijo...

Querido Jaime,
pese a todo hay que seguir adelante y te animo a eso: a luchar en medio de las inseguridades y tener fe en medio de la soledad. Cuesta tanto pero es lo mejor!!!