miércoles, 9 de diciembre de 2009

Llamado Celestial - ¿Hacia dónde va la micro?

Durante estos últimos días (¿será que tengo un poco más de tiempo para pensar?) he estado pensando mucho acerca del propósito que tiene Dios para mí. Hasta he estado leyendo un libro que se llama "Para Esto Fui Creado" de Brian Houston, el pastor principal de la iglesia Hillsong, quien tiene una perspectiva bastante optimista de la vida, contraria a la nuestra, que, como latinoamericanos, tendemos a ser negativos, mirar el vaso medio vacío y ocultar las cosas buenas de cada uno por vergüenza, porque nos han enseñado a no vernos alto para no ser presuntuosos, o por una falsa humildad.


Luego de todos los acontecimientos del último mes, me enredé en este tema, y ahora siento que no se bien para donde va la micro. Y anoche, cuando leí esta cita, me sorprendí:

"No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús." 






, porque Pablo también vivió con esa sensación de "no sé para dónde va la micro conmigo".  


Recuerdo también lo que me dijo el Leo cuando conversábamos ayer con la Noe en el paseo de laiglesia:


"No es bueno vivir con las victorias del pasado, sino seguir adelante". 


Y ahí me pregunto entonces... ¿cuál es realmente el "llamamiento celestial en Cristo Jesús" al que se refiere Pablo? ¿Será que es tan difícil llegar a darse cuenta para qué está uno acá? 


Recuerdo las palabras de Brian cuando dice que "el llamado está muchas veces en nuestras narices, y nos grita. Tiene que ver con lo que hacemos a menudo, y con lo que nos resulta natural hacer".






Yo me he desgastado en querer hacer cosas que Dios no quería que yo hiciera. Me pudro porque me veo decepcionado vez tras vez. Y me decepciono al darme cuenta que repito esa conducta muchas veces... 


Realmente me aburro de hacer siempre lo mismo... hasta llegar al punto de querer cambiar eso, y no vivir como he vivido hasta ahora. Me siento desalentado porque llego a pensar que he perdido el rumbo, y estoy mal enfocado en este sentido, y esclavo de motivos que no deberían ser. Me desaliento, me canso, y me digo:  "no quiero vivir más así".


Por lo tanto... siento que he errado en esto de buscar el propósito y lo más probable es que las cosas, así como las he visto, no son tal, sino que Dios me quiere mostrar algo más, pero aún no logro visualizar qué es.


Si por el llamado o propósito se trata, lo que veo más claro y concreto es lo siguiente: 


"Los momentos en los que me siento más cómodo es cuando estoy compartiendo con mis amigos, y nos edificamos y nutrimos mutuamente con los dones que Dios nos ha dado. Y cuando me he sentido más usado por Dios es precisamente en esas conversaciones surgidas espontáneamente donde llegan puntos donde me doy cuenta que ya no soy yo el que estoy hablando, sino que Dios habla por medio de mí."


¿Se le puede llamar a esto ministerio?


¿Calza de alguna forma con las formas de servicio cristiano que conozco hasta ahora, o es realmente otra cosa?


Señor, ¿dónde me quieres llevar? ¿Qué quieres hacer de mí?


Y con esto me quedo. No sé dónde más me llevaran mis pensamientos, pero, por mientras, espero expectante a ver qué quiere hacer Dios conmigo en el corto, mediano y largo plazo. 


A ver si, al obtener un poco más de claridad conmigo mismo, puedo compartir esto con otros más.




2 comentarios:

Cachirula dijo...

Puxi Jaime!!! no te imaginas cuanto te entiendo... jajaj (a lo mejor si).... me llega eso de desgastarme en cosas que no tienen un proposito claro (estos ultimos meses uyuyuyy)... ante todos las locuras inesperadas que Dios nos manda en la vida, me lleno de preguntas, pero hoy escuche una la mejor respuesta (en la reunión de poniente GBU)
DEJEMOS que DIos sea DIos....
en nuestros ¿Por qué paso esto?: porque Dios es DIos
Es cuatico, estamos acostrumbradoas a saberlo todo y no nos dejamos llevar absolutamente al encuentro con los ministerios que Dios tiene FRETE A NOSOTROS...
CARIÑOSIDADES

JamesRock7 dijo...

Bueno...
gracias Dani.

Tal vez un día te cuente el trasfondo de todo esto.

Dios es Dios...
Descansar en él y no afanarme...

Cosas que debo aplicar más...

Gracias por el comentario!!