martes, 7 de junio de 2005

Me aman por lo que hago, no me aman si no.

Les compartiré algo que aprendí en el PEPP:
¿Se han fijado que muchas personas creen que valen más o menos por lo que tienen, como se ven, o lo que hacen?
Esto se produce cuando el bebé o niño es castigado con enojo, y luego no es consolado por sus padres. Lo que se debería hacer es disciplinar con reglas claras, pero sin agresividad, y luego perdonar al niño para que su autoestima no baje. De lo contrario, comenzará a pensar que el amor se gana obedeciendo y se pierde desobedeciendo y luego se fijará en lo exterior para sentirse valioso. Obviamente estos parámetros son muy inestables, por lo que la autoestima en este caso no será bien definida y se puede perder muy fácilmente.
El amor debe ser INCONDICIONAL, y la disciplina sin enojo. Así, el niño tendrá una probabilidad mayor de desarrollar un buen concepto de sí mismo y será una persona segura en el futuro.

Esta foto está en mi fotolog, y quise ponerla aquí hoy. Tenía 8 meses. La mano que se ve ahí es la de mi mamá. Puedo decir que, a pesar de que no ha sido perfecto todo en mi vida, sí está la gran bendición de tenerla a ella. Mucho de lo bueno que soy derivó de ella, y le agradezco de todo corazón haberme amado y cuidado.







Otras fotos mías de guagua, que comparto con ustedes mis amigos.

3 comentarios:

Impossible Prince dijo...

A mi me criaron bajo el más estricto régimen de disciplina
¿se nota?

Aprendiendo del Maestro dijo...

Hola, soy de GBU UCSC, octava Región, Concepción. Llegué a tu Blog poniendo GBU en mi perfil y luego pinchándolo para ver si alguioen más tenía esa palabra en Intereses.
Que El Señor te bendiga mucho, me gustó eso poner fotos de cuando eras bebé, y también lo de poner reglas claras, ya que en mi familia, mi mamá simpre trabajó y estudió, somos tres hermanas y yo soy la mayor. En mi casa estábamos casi todo el día solas o con nana, y hacíamos lo que queríamos, desordenábamos la casa completa, andábamos a medio vestir, comiamos casi puras cosas como leche con quáker y sandwiches. Gracias al señor, no nos fuimos por el mal camino, y ahora mi madre y mis hermanas son cristianas al igual qe yo. (yo fui al primera que conoció a Jesús.., pero otro día cuento mi testimonio...).
Saludos, sigue escribiendo...

F.A.S.C dijo...

Dios es asombroso.
¿A quien más pudo habersele ocurrido la familia?